Buscar:
 

Identidad y valores

Nuestros valores

La finalidad principal de Gainberri Kirol Heziketa es contribuir a formar personas que sean capaces de construir su proyecto de vida tanto a nivel personal como colectivo.  Así pues nos centramos en ofrecer una educación que forme las personas en todas sus dimensiones: cognitiva, afectiva, social, comunicativa, ética y corporal.

Potenciamos los valores de la solidaridad y el respeto a la diversidad étnica, cultural, ideológica y religiosa de las personas.

Defendemos la diversidad como elemento enriquecedor tanto del grupo como de cada uno de los individuos que lo integran.

A su vez, queremos acompañar al alumnado para que desarrolle al máximo sus capacidades, siempre asumiendo el principio de responsabilidad, y para que a través de una formación en valores, sea partícipe de la transformación de la sociedad y del desarrollo humano sostenible.

Para contribuir a la formación académica, profesional y personal de los jóvenes contemplamos su diversidad y sus diferentes capacidades y talentos.

La práctica deportiva y la actividad física aportan una formación complementaria gracias a los valores que llevan intrínsecos, como el respeto, el compromiso, el trabajo en equipo, la responsabilidad, el esfuerzo, la perseverancia, el autoconocimiento, la convivencia, el cuidado de uno mismo y de los demás, la empatía y el liderazgo.

Nuestro objetivo es que los jóvenes adquieran estos valores y los integren en su formación profesional, para poder así transmitirlos a la sociedad a través de su labor profesional  y también como forma de vida.

 

Identidad Cristiana

Gainberri nace del compromiso de la Congregación de las Misioneras del Corazón de María con la educación, como herramienta de transformación de la sociedad.

«En la formación de nuestros alumnos/as nos esforzamos, no sólo por enriquecer la inteligencia sino toda la persona, demos­trando la relación íntima que existe entre las artes, las ciencias y el espíritu cristiano. Mientras comunicamos la verdad de las cosas creadas orientamos a los alumnos/as hacia la fuente de toda verdad y de toda creación, es decir, Cristo en persona. En­señamos a los alumnos/as como tienen derecho, a apreciar con recta conciencia los valores morales y a prestarles su adhesión perso­nal.» (Estatutos Congregación)

Nuestro compromiso por humanizar la educación supone educar a la persona de manera integral. Nuestra escuela ha de ser espacio apropiado para reconocer, respetar y valorar la dignidad de cada persona. El descubrimiento de los propios talentos y el sentido vocacional de la vida es una consecuencia de esta forma de comprender la misión educadora.

Nuestra propuesta educativa quiere acompañar en su crecimiento personal a todos los alumnos respetando sus creencias, ayudándoles a crecer como personas en un mundo que queremos que se caracterice por el diálogo, ayudándoles a crecer como personas, el reconocimiento mutuo, y el reconocimiento del otro y sus creencias sin renunciar a las propias.

Este diálogo es, en primer lugar, una conversación sobre la vida humana estando abiertos a ellos, compartiendo su modo de ver y estar en el mundo, sus deseos y esperanzas, sus valores religiosos siendo un mutuo enriquecimiento.

Para ello nos inspiramos  en la fuente primera y fundamental: la pedagogía del Evangelio, orientada a la transformación del mundo según el proyecto de Dios.